Novedades y Noticias

La pandemia y el temor a una subida fiscal disparan las donaciones de padres a hijos

Los alicantinos formalizaron el año pasado 8.367 cesiones ante notario, un 36% más que antes de la llegada del covid

Después de la pandemia pocas cosas volverán a ser lo mismo. El impacto psicológico de los largos periodos de confinamiento y, sobre todo, del aumento de la mortalidad ha llevado a una gran parte de la población a replantearse muchos aspectos de su vida y también a pensar qué ocurrirá con sus seres queridos cuando ya no esté. En definitiva, a planificar el futuro. Un cambio de mentalidad que está provocando que la cifra de padres que deciden adelantar parte de la herencia a los hijos se haya disparado.

Así, durante el año pasado se formalizaron en la provincia hasta 8.367 donaciones, según los datos del Colegio Notarial, lo que supone un incremento del 31,6% sobre las cifras del año anterior y un 36% sobre las que se registraban en 2019, antes de la pandemia. Un incremento sin precedentes en la serie histórica, que se ha registrado en todo el país, y sobre el que el vicedecano de los notarios de la autonomía, Delfín Martínez, tiene pocas dudas con respecto a las causas.

«La gente está anticipando lo que puede a sus hijos. Después de todo lo que hemos vivido, quiere dejar las cosas atadas y evitar problemas y conflictos en el futuro. Si, además, ayuda a que los chicos puedan comprarse un piso o pagarles parte de la hipoteca, pues mejor», señala Martínez.Los pisos heredados aceleran el mercadoRamón Ferrando

El notario alicantino señala que gran parte de estas donaciones son de dinero en efectivo, que resultan más sencillas que la donación de un inmueble y que conllevan también menos gastos. En concreto, los primeros 100.000 euros de cada progenitor a cada descendiente están exentos, por lo que el beneficiario puede recibir hasta 200.000 euros sin ningún costes. El hecho de formalizarlo ante notario y declararlo evita posibles problemas posteriores con Hacienda.

Impuestos

En el caso de los pisos, Martínez aboga por analizar cada caso en particular ya que, aunque también estén exentos del Impuesto de Donaciones los primeros 100.000 euros, como ocurre con el dinero en efectivo, en este caso hay que tener en cuenta el Impuesto de Plusvalía Municipal y la ganancia patrimonial que el padre deberá incluir en su siguiente declaración de la renta. «Si compraron la casa en la época del boom, entre los años 2000 y 2006, no van a tener problema, porque el valor de transmisión será menor. Pero si la compraron antes hay que echar cuentas, porque le puede llegar una buena al año siguiente», explica el portavoz de los notarios.

Las consultas sobre este tipo de cuestiones también se han disparado en los despacho de abogados, como ratifica Gloria Pareja, del bufete de Sánchez Butrón. «Se ha notado mucho el efecto de la pandemia. La gente quiere dejar las cosas solucionadas», asegura la abogada, que también percibe cierto «efecto moda». «Alguien que lo ha hecho lo comenta con algún amigo y entonces éste también se anima. Mucha gente no pensaba en estas cosas antes», explica Pareja.

También empresas

La misma situación también está propiciando que se hayan acelerado los traspasos accionariales en las empresas familiares de la provincia, como apunta la socia directora general de Gesem Consultoría, Laura Vicente. «En 2020 muchos empresarios tuvieron que enfrentarse a una realidad muy dura y tuvieron que plantearse el futuro. Y ha sido en 2021 cuando las operaciones y los traspasos que se empezaron a planificar el año anterior se ejecutaron», explica la experta.

En este caso, además de los efectos psicológicos de la pandemia, también influyó el temor a un cambio fiscal, que elevara la tributación en estos traspasos de propiedad, lo que aceleró muchas de las operaciones, según apunta la también presidenta de la Comisión de Economía y Fiscalidad de la CEV. Una subida que ahora el Gobierno parece que ha reconsiderado ante las consecuencias de la guerra de Ucrania y el trabajo del Instituto de Estudios Económicos, según la especialista.

No es extraño que unidas a estas operaciones accionariales se realice algún otro tipo de donación de dinero o inmuebles, generalmente para compensar a los hermanos que no forman parte de la empresa familiar.

Las notarías registran más donaciones.

Las notarías registran más donaciones.

En cualquier caso, este aumento de la planificación en la sucesión al frente de las empresas familiares no deja de ser positivo, ya que precisamente uno de los puntos débiles de este tipo de compañías era la falta de preparación de ese relevo generacional que, en muchas ocasiones se producía de facto, pero no se formalizaba ante notario, con los problemas que acarreaba a posteriori.

Esta voluntad por evitar conflictos futuros entre familiares se ha traducido también en un repunte, aunque más moderado, del número de testamentos que se registran en las notarías. El año pasado fueron 34.144 los alicantinos que realizaron los trámites para que quedara constancia legal de sus últimas voluntades, lo que supuso un aumento del 17% sobre las cifras de 2020 -cuando se registró una menor actividad en las notarías por el confinamiento-, y de un 4% sobre las cifras previas a la pandemia. Las renuncias a herencias se disparan y las notarías de la provincia ya registran seis al día.

Lo que también ha seguido en aumento es la cifra de alicantinos que deciden renunciar a su herencia, ante el temor a que las deudas del fallecido acaben siendo una carga mayor que el patrimonio que se puede heredar. En 2021 se contabilizaron 2.053 casos en la provincia, un 19% más que antes de la pandemia.

Un estímulo para el mercado inmobiliario

Las donaciones de dinero en efectivo a los hijos son una de las palancas que han propiciado el fuerte incremento de las compraventas de viviendas en la provincia tras la pandemia. Muchas de estas donaciones han servido para pagar la entrada y los gastos de unos pisos que, de otra forma, muchas parejas jóvenes no habrían podido afrontar, según explica el vicedecano del Colegio Notarial de València, el alicantino Delfín Martínez. En este sentido, Martínez recuerda que hace unos años era habitual que familias de clase media compraran pisos como inversión para poder cederlos a sus hijos cuando se casaran. Una práctica que cayó en desuso y que ahora reaparece en forma de estas donaciones en efectivo para la entrada.

David Navarro / Diario Información

No se pierda nada. Suscríbase a nuestra newsletter

Al facilitar su correo electrónico, y tras verificar el mismo, comenzará a recibir en el mismo la Newsletter de GESEM, así como comunicaciones comerciales. Para ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación del tratamiento y portabilidad de los datos, contacte con nosotros en rgpd@gesemconsultoria.com. Más información en la Política de Privacidad.

Últimos artículos